Una vez más el Instituto Pedagógico de Maturín es escenario de actos delictivos, cuando en horas de la madrugada del martes 26 de enero, un grupo de delincuentes violentó el enrejado del equipo de aire acondicionado de la oficina del Programa de Ciencias de la Tierra del IPM, logrando ingresar al recinto administrativo, para perpetuar el robo de materiales de oficina, entre otras cosas de valor.

La Jefa del Programa de Ciencias de la Tierra, Profesora María Salazar señaló que entre los objetos hurtados se encontraban dos computadoras, dos impresoras y un aire acondicionado; “lo que deja al personal sin los suministros necesarios para el desarrollo eficiente y eficaz de las labores que regularmente se realizan desde esta oficina”.

Por otra parte, el Director Decano del IPM, Dr. Alcides Zaragoza manifestó que “es lamentable como, una vez más, la delincuencia arremete contra los bienes patrimoniales del IPM. Han pasado menos de 15 días del último hurto, en el que los delincuentes ingresaron al taller mecánico de la Universidad, robándose cauchos y baterías de las unidades de transporte de este Instituto. Hoy nuevamente nos encontramos con esta triste realidad, que deja desprovista de recursos a otra oficina de esta Institución”.

Igualmente, la máxima autoridad Ipemista expresó que “aún y cuando se han tomado medidas de seguridad, enrejando los pasillos, y contratando empresas de vigilancia privada que acompañan al cuerpo de seguridad institucional en la protección y vigilancia de la Universidad, no se han podido detener los robos, por lo que se hace imperativo solicitar ante la Sede Rectoral de la UPEL, los recursos necesarios para construir una cerca perimetral que circunde la Institución, aislándola de los sectores aledaños, de donde provienen la mayoría de los delincuentes”.

 Ante el notable incremento de la inseguridad en los últimos meses, la Directiva Ipemista se reunió a finales del 2015 con miembros de los diferentes gremios que hacen vida dentro de la Universidad, para concretar una serie de medidas que brinden mayor seguridad, tanto para los bienes institucionales como para los miembros de la Comunidad Universitaria, “sin embargo muchas de estas disposiciones no han logrado ejecutarse por falta de recursos económicos”, sentenció el Director del IPM.